Diferencia entre valla metálica y malla metálica

Si tienes una casa rústica, moderna o tradicional y lo que estás buscando son cerramientos metálicos en Alicante, puede que ya hayas escuchado los términos mallas y vallas y no sepas muy bien cuál es la diferencia. Vamos a verlo a continuación.

Vallas metálicas y mallas metálicas

Las vallas de los jardines suelen fabricarse en diferentes materiales como plástico, hormigón y por supuesto, metal. Este último es una excelente opción ya que se consigue un cerramiento muy elegante y sobrio, a la par que sencillo. Por otro lado, son muy duraderas y resistentes. Asimismo, son vallas que requieren un mantenimiento muy escaso.

En cambio, las mallas metálicas son unos paneles también muy resistentes con los que se crean vallas de lo más fiables. Su resistencia va a depender del grosor del alambre y del tamaño de la valla, pero, en cualquier caso, son muy fuertes. Las mallas rígidas, aunque son más caras que las vallas de alambre también ofrecen una protección mayor, y en lo que se refiere a los acabados, tienen una variedad mucho más grande.

Son ideales para cercar parques, aparcamientos, fábricas o campos deportivos, ya que se encuentran disponibles en varias alturas, algo que permite su utilización tanto en jardines laterales como frontales. Entre sus beneficios se encuentra también que tienen una vida útil muy larga, necesitan poco mantenimiento, su relación calidad-precio es excelente y permite adornarla, por ejemplo, con unas bonitas plantas trepadoras.