El acero galvanizado de las vallas metálicas

Cuando hablamos de las vallas metálicas Alicante, uno de sus principales materiales de fabricación es el acero galvanizado. Si bien el acero es una aleación de hierro con carbono, el acero galvanizado está procesado con un tratamiento final para recubrirlo con varias capas de zinc.

Un material muy resistente, económico y atractivo

El galvanizado proporciona al acero una mayor resistencia a las rayaduras, una mayor protección frente a la oxidación y un acabado más duradero. Se trata, pues, de un tipo de acero más atractivo y resistente que el resto, hasta el punto de que se suele emplear con frecuencia en muchos componentes además de las vallas metálicas.

El zinc que incorpora el acero galvanizado le hace más resistente al agua y la humedad. La capa de zinc que se sitúa sobre el acero evita que el oxígeno alcance el hierro, ya que este último sí se oxida con facilidad. No en vano, el zinc es un material muy duradero y muy difícil de rayar, raspar o abrasar.

Pero, además, el acero galvanizado es muy resistente al calor. Un tipo de resistencia que le confiere una durabilidad muy alta. Las vallas metálicas de acero galvanizado pueden tener una vida útil de más de 70 años. Es por eso que la relación calidad-precio de este material es una de las mejores del mercado.

Por último, hay que destacar que el acero galvanizado es un material muy atractivo, se limpia con facilidad y apenas requiere de mantenimiento.