Los cerramientos metálicos más comunes

Existen multitud de tipos de vallas metálicas usadas para cerramientos metálicos. A continuación, te comentamos los tipos de vallas para cerramientos metálicos en Alicante y para qué suelen ser usadas.

Las vallas que puedes usar

Simple torsión

Es la valla más tradicional y está fabricada con acero galvanizado en forma romboidal o plastificada en color verde. Se usa para fincas privadas, jardines públicos, instalaciones deportivas, etc. Es sencilla de instalar y se puede aplicar en todo tipo de terrenos.

Triple torsión o gallinera

Se fabrica en acero galvanizado y de manera hexagonal. Los alambres se juntan entre sí formando tres torsiones en sentido inverso enlazadas y dando resistencia y flexibilidad. Es usual verlas en corrales y para contener animales pequeños, así como evitar la caída de escombros y piedras.

Malla en paneles

Suelen estar galvanizadas o plastificadas en verde o blanco. Tienen forma de mallado electrosoldado de gran calidad y acabado elegante. Poseen pliegues a lo largo de refuerzo para mejorar la rigidez. El montaje es sencillo y se utiliza para bordear jardines, piscinas o colegios.

Malla anudada (o ganadera)

Está compuesta por alambre galvanizado y es resistente a embistes de animales. Se usan para delimitar grandes extensiones de terreno ganadero y permiten el paso de pequeños animales (roedores o conejos) pero no de mayores depredadores.

Malla electrosoldada

Está compuesta por barras de acero finas que se cruzan perpendicularmente y unidas por soldaduras eléctricas. Es ligera, fácil de manipular y se ajusta a la medida deseada. La de agujeros más pequeños sirve para jaulas de animales y se usa también como refuerzo en muros y vallar parcelas.